Todos contenemos una mente privilegiada capaz de encender una llama, generando así miles de luces que nos permitan seguir el camino correcto, gracias a su potencia de luz.

Evidenciemos que pensamos, evidenciemos que somos llamas, encendamos las velas, encendamos la vida.